Carta a mis queridos y queridas estudiantes:

 

A raíz de una revisión bibliográfica que estoy haciendo, me volví a encontrar con la historia de Emil Zatopek… había olvidado los detalles de su personalidad y espíritu deportivo y creo que hoy, tal vez más que ayer, es relevante traerlo a la memoria.

Para aquellas personas que desconozcan quién es, Zatopek fue un atleta Checo único, que rompió marcas mundiales y fue triple campeón olímpico durante los juegos de Helsinki en 1952, todo un ícono deportivo.

Él creía que lo que un hombre quiere, lo consigue, donde la fuerza de voluntad no debe ser nunca un problema. El esfuerzo y la persistencia, eran características innatas de su personalidad, respondiendo con una “alegre indiferencia” a la incomodidad.

Frases como:
“La fuerza de la voluntad aumenta con cada tarea cumplida”.
“Si no puedes seguir, ve más rápido”
“Cuando una persona entrena una vez, no ocurre nada. Cuando se fuerza a hacer una cosa cientos o miles de veces, entonces desarrolla algo más que físico”.

Con todo esto qué les estoy diciendo?
Que entrenen más?
Indirectamente, si, muévanse más, pero no es ese mi objetivo primordial.

Me gustaría que se observaran y vieran de lo que son capaces…aún cuando sientan que están al borde del colapso y que no pueden más, siempre podrán más.

Es importante que aprendan a reconocer quiénes son, qué es lo buscan y cuáles son sus capacidades, pero ante esto, no ponerse limitaciones en lo que emprenden, porque esas limitaciones, están sólo en nuestras mentes.

Ante este contexto de incertidumbre y encierro, es frecuente sentirse agobiado y sobrepasado por las circunstancias, pero quiero que sepan que pueden, siempre pueden más y podrán levantarse aunque caigan mil veces.

La fortaleza humana es enorme y sabe salir adelante ante la adversidad y hoy, esta adversidad nos ha tocado a todos.

Como dije en algún momento, estamos pasando por situaciones globales y extremas donde debemos ser capaces de adaptarnos en todos los ámbitos, mental, física y emocionalmente a través de nuevas estrategias. Organizar el tiempo ante las recientes demandas, ser disciplinado en la autogestión de las actividades programadas, proporcionar tiempo de ocio de calidad y recurrir a nuestras redes emotivas, son directrices básicas. Estoy segura que son capaces de esto y mucho más, que saldrán airosos y renovados de este proceso que les puede parecer eterno, pero que en algún momento sin duda, cesará. No desesperen!

Fuerza, perseverancia, razón y amor para todos y todas ustedes. Un abrazo!

Vanessa Salvatierra Calderón.

Docente INAF – Carrera Entrenador en Deportes y Actividad Física

Santiago 6 de Mayo 2020

Frases extraídas de ‘Hoy moriremos un poco: el ascenso y caída de la leyenda olímpica Emil Zatopek’ de Richard Askwith.

Comments are closed.